martes, 3 de abril de 2007

Los que son no están muertos


A Los Torturados que Viven en Nuestras Luchas


No, ellos no están muertos
No se ha oscurecido el sol
ni se han apagado las antorchas

No, ellos no están muertos
No se han secado los océanos
ni se ha pulverizado el cielo

No, ellos no están muertos
No se han rendido nuestros pasos
ni se han dormido nuestros brazos

No, ellos no están muertos
No se han callado las guitarras
ni se han inclinado las montañas

No, ellos no están muertos

Viven en el rojo corazón de las putas
en la canción con que arrullan las madres
en la tesis del estudiante

Viven en el jardín que moja la lluvia
en la luz que cuela la luna
en el silbido de la brisa en la penumbra

Viven en el culto del colectivo a la justicia
en el suspiro del hombre que se enluta
también en cada sueño del que lucha

Viven en las fuentes que se rompen y paren
en las manos que labran y cosechan
en los niños que nacen y juegan

No, ellos no están muertos!

Viven en cada ml de sudor derramado
En cada bocado de aire respirado
En cada canción que cantamos!

¡Gloria al Bravo pueblo!
Porque ellos no están muertos

Dalila Benedetti - Caracas, Venezuela.

7 comentarios:

Vania M dijo...

Dalila. Estanislao Low, el gran pensador polaco, dijo: "La libertad de los esclavos se mide por el largo de sus cadebnas". Gracias a tu poema recorde esta frase. Te felicito
Vania

J.Carlos dijo...

Dalila, el poema invita a levantar los brazos con las manos hechas puños.
Gracias.
Uno del montón.

J.Carlos dijo...

Dalila, el poema invita a levantar los brazos con las manos hechas puños.
Gracias.
Uno del montón

Odi dijo...

Emocionante, Dalila, emocionante. Reconforta saber que alguien se acuerda de los que murieron por algo, y de los que están vivos (aunque los poderosos lo nieguen) también por algo.
Gracias, mi niña, formo bloque a tu lado.

Odi

Carla dijo...

Dalila, tu poema me llena de rebeldía.

Carla

Alvaro dijo...

Un poema de barricada. De esos que te hacen recapacitar. Parece que el deseo de justicia aún respira aunque nos ataque el espíritu de la globalización. Tu letra llega, y eso es de agradecer.
Dalila, me alegra haberte encontrado. Veo que llevas tiempo en este blog y no te conocía; perdóname.

Dos3cuatro

tito dijo...

Amiga, Dalila, tu poema refleja sed de justicia social, ansiedad de lucha,e inconformismo a raudales.
"Los que son no están muertos", ni tampoco están muertos los que cayeron en pos de un mundo mejor. Los que están muertos son los mansos, los que aceptan las cosas como vienen sin atreverse siquiera a levantar la mirada.
Las barricadas continúan abiertas, y algún día los justos romperán las cadenas.

Te prometo pasar por tu blog a empaparme de tu obra.

Recibe un cordial saludo de
Tito Grandi
Un humilde poeta provinciano.


(Me encantaron tus palabras sobre mi texto "El perro que venció al olvido". Yo también pienso que Fernando es merecedor de todo el cariño del mundo)

VIVIR ES EL ARTE DE ATRAVESAR ESPERANZAS. -R.M.J.