lunes, 2 de abril de 2007

¿Cuánto?


¿Cuánto me puede doler el que me dejes? eso es algo que hasta hoy ni me lo había imaginado, me sentía tan seguro de que nunca me dejarías que no sé qué decir. No sé pero siento que algo de mí se ha roto en dos, ya no soy la misma persona de la que te enamoraste, eso lo sé. Pero quiero que me des una nueva oportunidad.
Espero que lo que me has dicho hoy no sea algo definitivo. Con nadie como contigo había pensado en el futuro, con nadie. Sé que soy una mala persona, y que lo soy también contigo... aunque sepa que no debo. Lo sé pero creo que tengo un problema que me hace ser así, no sé cuál es pero sé que algo anda mal en mí.
Anoche te fuiste en tu carro y me pareció que te ibas para siempre. ¿Porqué no te puedo decir esto frente a frente, porqué me escondo, como dices, detrás de una pantalla? No lo sé, mi amor.
Sólo quiero que estés bien segura que si terminamos nada va ser igual en nuestras vidas o al meno en la mía. Si algo me ha ayudado a seguir cada día, esa respuesta lleva tu nombre mi amor: pero no lo voy a escribir.
Sabes que es así, que me has ayudado en todos los aspectos de mi vida. Me haces mucha falta. Antes me preguntaba qué era el amor y ahora lo sé: Amor es lo que siento por ti, amor es no saber qué hacer si ya no voy a estar contigo, amor es saber que mañana ya no estarás para decirte algo, aunque yo nunca hable, aunque odies mis silencios ancestrales.
El amor es lo que me despierta cada día, sabiendo que eres tú a quién amo, no sé cómo explicarte lo que me pasa, pero siento que se me pierde el rumbo de todo.
Ojalá que no llores cuando acabes de llegar hasta esta línea. Ojalá que vuelvas a mi lado, mi vida. Te amo como nunca me sentí capaz de amar a alguien, ni a mi mismo.

Omar Olivares - Lima, Perú

5 comentarios:

Helena dijo...

La grandeza de la sinceridad.

Me ha gustado.

Un saludo.

Alvaro dijo...

Abrir el corazón a la mujer amada no es debilidad, es un acto de grandeza. Espero que el espíritu de tu texto cunda, así el entendimiento será más palpable. Visitaré tu blog. Me interesa saber algo más sobre tu obra.

Un abrazo incondicional
Dos3cuatro.

Carla dijo...

El texto muy bien escrito. Pero, ¿será verdad lo que dice ese hombre? ¿O lo dice por que escucha el llamado de las sábanas?
Un misterio insondable a ser revelado.

Carla

J.Carlos dijo...

Amigo, peruano, abrir la Caja de la Memoria, no tiene porqué ser abrir la caja de los truenos.
Mis más sinceras felicitaciones.

Uno del Montón.

tito dijo...

Entonar la "mea culpa" en momentos tan importantes, conforma el espíritu de la lucha, y luchar por lo que se ama dignifica al hombre. Ese es el saldo que me dejó tu texto.
El título ¿Cuánto? lo interpreto de dos formas: ¿cuánto debo suplicar, y cuándo ne exigirás para perdonarme? El amor es así; no concede limitaciones.

Tito Grandi

(Omar, gracias por tus palabras en mi escrito "El perro que venció al olvido")

VIVIR ES EL ARTE DE ATRAVESAR ESPERANZAS. -R.M.J.