miércoles, 9 de marzo de 2011

El Pan y el Reloj

.

Érase una vez una noche de mayo, cuando un reloj fugitivo de prisión remaba velozmente un viejo bote sobre los solitarios fiordos. En su oscuro e incierto camino, encontró a orillas de los fiordos una canasta de paja; la abrió, y dentro de esta yacía una masa y una carta la cual decía:
Confío a usted esta masa de pan, ya que cambiará el destino del mundo.


El reloj se sintió muy importante pues antes nadie había confiado en el; sin embargo necesitaba de un horno para crear al pan, por lo que tomó una valiente decisión y fuera de todo egoísmo regresó al pueblo de donde escapó en busca de algún horno.

El feroz viento de esa noche dificultó el avance del bote, así que el reloj metió a la masa de pan en su camisa para protegerla del frío, después remó con todas sus fuerzas, sudó como nunca, los engranes de su cuerpo trabajaron sin parar, pero al pasar las horas ya no pudo mas y le exclamó a la única estrella que estaba en el cielo:
-¡Necesito fuerzas para seguir el viaje!- Y cayó de fatiga abrazando a la masa de pan.
Al día siguiente la corriente los arrastró a orillas de prisión. El reloj despertó, y asombrado vio que la masa de pan se convirtió en un bebe; observando que con el calor y el sudor de su cuerpo, le había dado al pan la vida.


En ese momento alguien se aproximó. El reloj quiso escapar pero el bebé le sonrió mientras cerraba los ojos para dormir. Este gesto tranquilizó al reloj, puesto que ya no estaba solo; la pequeña estrella le dio las fuerzas que tanto anoche anheló.

Así que cuando tengas que tomar una decisión, escoge el camino del valiente. Pase lo que pase, siempre encontraras la paz, la sabiduría, el amor, y la solución a todo, verás que de esta forma el mundo comenzará cambiar.
.

Los Hermanos Torres

.
VIVIR ES EL ARTE DE ATRAVESAR ESPERANZAS. -R.M.J.