domingo, 4 de marzo de 2007

Ayuda


Somos dueños de nuestra vida, de nuestra historia, de nuestras decisiones. Pocos se atreverían a discutir esa verdad, ¿qué hacemos sabiendo que somos dueños de nosotros mismos? ¿qué oportunidad podemos buscar, qué será lo mejor realmente para detener el llanto? ¿Cuál será el mejor camino? Qué nos permitiría liberarnos al fin del dolor?. Hay caminos cortos que aparentan ser hasta mas fáciles, pero hay caminos arduos, que por ser muuuy trabajosos implican dedicación, paciencia, entrega, desafíos ya no solo diarios, sino a cada hora, a cada segundo. Nadie puede decir que el día que nos espera por delante será espectacular, tampoco tiene ventaja ninguna comparar historias, porque cada uno lleva cargando sus propios bultos, incluso aquel que aparenta tener lo que nosotros tanto ansiamos, todos cargan vacíos, ausencias, heridas, marcas del pasado, imposibles de olvidar, difíciles de procesar, de aceptar. y ahí es cuando quizás sirva como opción un camino: compartir lo que te tiene tan mal, angustiado, con tantas ganas constantes de llorar sin parar, pensando alivios aparentes definitivos, desesperados que no te aseguran en nada que realmente sean alivios al fin. El primer paso esta en ti, en verte a ti, en escucharte a ti, y en animarte a abrirte en rincones seguros, privados, confiar en alguien, en ayudas externas, si tú misma sabes que no puedes solo/a, reconocerte en esa debilidad, no te rebeles a ella, acepta que realmente quizás es el tiempo de buscar puntos de apoyo, que te sostengan solo en éste momento, que te signifiquen "PAZ", claridad en medio de la nube de confusiones, de dolores. Las heridas para cicatrizar pasan por todo un tiempo de reconstrucción de tejidos, la sangre debe coagular primero, la cáscara debe detener el sangrado, luego la piel irá no solo reforzandose sino poniéndose nueva, fuerte. Todo lleva un tiempo largo de esa reelaboración de ti mismo, lo mismo pasa con los daños internos que no sangran como la piel, pero que duelen a veces mucho mas.


REFLEXION:El paso solo lo puedes dar tu. Búsca ese sitio donde por fin aliviarte sin caer en los vacíos ... hay manos extendidas, ...intenta si no puedes solo, ...aferrarte a ellas. Aunque estés convencido que no vales nada, quizas te sorprendas cuanta gente piensa igual, y luego de pacientes tratamientos, terapias, y análisis personales, descubren que los demás los valoraban, sólo que eran ellos mismos los primeros en no valorarse ni darse lo que realmente se merecían, a veces somos nosotros mismos los peores jueces. Ser débil y necesitar ayuda no es sinónimo de ser algo que no vale, para algunas personas el animarse a pedir ayuda es un paso de valentía.
.
Marcos - Venezuela.
N/C

3 comentarios:

Odi dijo...

Con interés he leído "Ayuda". Si te centras más en el tema y cuidas las redundancias, llegarás a destacarte. Se te nota la caspacidad y el afán de mostrar el lado menos conocido de las cosas.

Saludos sinceros.
Odi

Carla dijo...

Poner una voz de esperanza en el angustiado, siempre es digno de alabar.
Tío, sigue por ese camino, y a la palabra agrégale la luz de tu observación.
Para llegar a supetguay primero hay que ser guay.

Carla

1gato dijo...

Honor a quien honor merece, Ese texto esta editado y acomodado para que otros puedan leer salidas que si exiten y que muchas veces no podemos ver por esas nubes que momentaneamente nos enceguecen y no nos dejan ver bien.
Ese texto está inspirado en la web de La Dra Patricia Cabrera www.suconsulta.com, por tanto es su autor original
Lamento no hacer la salvedad cuando me pidiron que lo enviara.
Saludos

VIVIR ES EL ARTE DE ATRAVESAR ESPERANZAS. -R.M.J.